IECA IBEROAMERICA

Switch to desktop Register Login

Ricardo Schmalbach R

Ricardo Schmalbach R

Ricardo Schmalbach tiene como vocación el cuidado del ambiente, buscando siempre soluciones creativas e innovadoras, comprometidas con una ambiente sano. Es un Biólogo Marino con 24 años de experiencia en el control de erosión en costas y riberas. Preocupado por motivar a la acción para preservar el ambiente informa en esta página sobre los estudios y preocupaciones de los asociados a IECAIberoamerica

URL del sitio web:

Por Ricardo Schmalbach

Las acciones que realicemos para atender las emergencias que se presenten también  responden a una actitud comprometida con la cultura y la naturaleza.  El riesgo presente en nuestros países es alto por su condición geológica.

La cordillera de los Andes que bordea Sudamérica es consecuencia de la subducción de varias placas oceánicas por debajo de este continente. El desarrollo del arco magmático que acompaña este accidente geográfico es por su extensión uno de los más largos del mundo y forma parte del cinturón de fuego que bordea al océano Pacífico.  (http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-48222010000500012) .

En el mes de febrero la prensa reporta en la cordillera de los Andes tres volcanes con actividad sísmica que ameritan alerta para la población. El cinturón de Fuego del pacífico se considera una de las zonas más activas sísmicamente del planeta. La convergencia de las placas Suramericana, de Nazca y del Caribe, hace que este emplazamiento tectónico resulte complejo. (http://galeon.com/).

En Chile encontramos la actividad del Calbuco, el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernaageomin), a cargo de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica, ha publicados diversos Reportes Especiales (REAV) sobre la actividad del volcán Calbuco, listado en el lugar número 3 del Ranking de Peligrosidad de los 90 volcanes activos de Chile, el cual se encuentra en alerta Roja tras el proceso eruptivo iniciado durante la tarde del 22 de abril. (http://bcpsalto.blogspot.com/2015/). Se ordenó la evacuación preventiva de 4000 personas, por la alta peligrosidad prevista para la población. Se declaró alerta sanitaria en la zona.

El Calbuco estuvo inactivo por 43 años, siendo en 1972 su última erupción. El paisaje montañoso y de lagunas hace a esta región  apetecida por extranjeros y el turismo en general. (http://internacional.elpais.com).

En Ecuador el Tungurahua (5023m)  volcán andesítico ubicado en la cordillera oriental de los Andes ecuatorianos, a unos 120 km al sur de Quito. Inició en 1999 un ciclo eruptivo caracterizado por episodios de actividad  eruptiva intensa que pueden durar varios meses, y periodos de calma. Con fases de fuentes de lava y/o emisión de ceniza volcánica, así como en algunas ocasiones flujos piroclásticos.  (http://www.ecuador.ird.fr).Las autoridades decretaron la alerta naranja en varias provincias cercanas al cráter y desalojaron las zonas de riesgo.

Desde el 16 de abril del presente donde se informó  que el nivel de actividad interna del volcán Tungurahua se mantenía alto, el Instituto Geofísico ha mantenido un monitoreo exhaustivo (http://www.igepn.edu.ec,2015).

En Colombia el Volcan Nevado del Ruiz desde el lunes hacia las 8:23de la mañana dio señales de actividad sísmica, relacionada posiblemente con emisión de ceniza o movimiento de fluidos al interior del volcán.  está en un proceso de inestabilidad, y se mantiene en alerta amarilla (http://www.eltiempo.com).

El desastre de Armero en nos dejó lecciones que transformaron a Colombia por la pérdida de 25000 vidas.

De acuerdo con Gonzalo Duque Escobar (2010) somos habitantes de un medio ecosistémico geológicamente  complejo que recientemente inicia su exploración. El país no ha logrado tener éxito en la forma en que planea y previene los desastres. Para lograr ser más acertados no debemos olvidar a la población, pues  desconocer las variables culturales y naturales que han condicionado el medio ambiente en Colombia y en Sur América no logramos actuar como corresponde. Solo la educación, el tener en cuenta a la comunidad como sujeto de decisión y desarrollo evitará que situaciones de emergencia y alerta no sean efectivas.

En este mes tres volcanes están en alerta y el riesgo se puede presentar si la distancia y la indiferencia con los pobladores se mantienen.

 

 

 

 

 

Autor Ricardo Schmalbach

 

El terremoto en Nepal y la tragedia nos conmueven, pensamos en que esta región tiene una importancia definitiva en la historia de nuestro planeta tierra,  no solo a nivel cultural sino también geofísico y geológico, por tanto hemos  querido pensar unos instantes en ello, y recordar que el estudio interdisciplinario posibilita que los científicos se unan  para ayudar y prevenir desastres como estos. Toda nuestra solidaridad con esta tierra tan significativa para la humanidad.

LA HISTORIA CULTURAL.

La historia de Nepal  se centra en el valle de Katmandú,  donde se encuentra el poder político y  cultural. La actual Nepal surge en el s. XVIII  pero sigue forjándose hasta hoy. Su posición geográfica entre la  meseta tibetana y las llanuras del subcontinente  se aprovecha para  tomar aliento y continuar con proyectos de comercio o de viaje. Nepal se ha nutrido de diferentes etnias pero mantiene  su esencia  que lo diferencia y sobresale. Es en este valle que en el s. VI nace Sidaharta Gautama: Buda, concretamente en Lumbini . Nepal Surge del pueblo Mongol Kiratis hindú (s. VII u VIII a. C. ). La historia  más reciente empieza con una monarquía hereditaria, fundada en el siglo pasado que ha mantenido su política de aislamiento, aproximadamente en el 74 abrieron sus fronteras a los visitantes.

El sitio del valle de Katmandú comprende siete conjuntos de monumentos y edificios representativos de la totalidad de las obras históricas y artísticas que han hecho mundialmente célebre al valle de Katmandú. En esos siete conjuntos están comprendidas: las tres plazas Durbar situadas frente a los palacios reales de Hanuman Dhoka (Katmandú), Patán y Bhaktapur; las estupas budistas de Swayambhu y Bauddhabath; y los templos hinduistas de Pashupati y Changu Narayan.( Tomado de  http://whc.unesco.org/es/list/121)

LA GEOLOGIA

Se conoce que el Himalaya es el producto de la colisión entre las placas tectónicas de India y Asia, 60 millones de años atrás comenzaron a chocar. De acuerdo a los estudios geológicos y sísmicos de los deslizamientos de la falla,  se cree que en la actualidad una tercera parte del elevamiento, acortamiento y sismicidad  son responsabilidad de la falla. Los terremotos liberan la tensión que se genera en este límite de muchos países que se encuentran allí y además dan cuenta del avance del Himalaya sobre la India. El tiempo de recurrencia de estos grandes terremotos se determina en función de la velocidad de deslizamiento de la India bajo el Tíbet.

( tomado de:http://web.gps.caltech.edu/~avouac/classes/GE277/BilhamNature1997.pdf)

La placa tectónica bajo el océano Indico,  se extiende desde la frontera India con Nepal y China , el subcontinente Indio Melanesia, Australia y Nueva Zelanda ( conformada por la placa India y la australiana que se unieron hace 43 millones de años). Los geólogos creen que se está fragmentando, moviéndose hacia el norte. Lo que parece estar provocando terremotos. Se considera que causó el terremoto y tsunami del 2004 en Sumatra, y el del 2012 (tomado de http://blogecologista.com/placa-tectonica-bajo-el-indico-se-esta-rompiendo-los-expertos-temen-origine-terremotos)

·         No podemos olvidar además, el papel de la lluvia como antecedente en la causa de los deslizamientos de tierra. Las temporada de lluvias se ha investigado para ver el papel que juegan en  los procesos de deslizamientos del Himalaya, y detectar umbrales de precipitación para que puedan ser utilizados en los sistemas de alerta de deslizamientos en el Himalaya de Nepal.(GeomorphologyVolume 105, Issues 3–415 April 2009Page 374).

 

·         La topografía cambia constantemente, el paisaje es diferente y sorprendente, la erosión aumenta, por ello la preocupación de los geólogos de determinar si el clima es el causante de la erosión que con el tiempo afecta a los desplazamientos tectónicos, o si las fuerzas tectónicas causan la erosión que trae como resultado alteraciones climáticas. (http://www.solociencia.com/geologia/05053002.htm).

Autores:

 

Rodríguez Parisca Oscar y James Smyle**

*Universidad Central de Venezuela-Hidrocoberturas Vegetales, C.A.

** Red Mundial del vetiver TVNI www.vetiver.org

 

 

RESUMEN

 

El cambio climático trae consigo impactos ecológicos, económicos y sociales asociados al incremento de la temperatura, que se traducen en modificaciones de los patrones de precipitación y mayor amplitud de su variabilidad, aumentos en los riesgos de sequía, inundaciones repentinas, reducción de los rendimientos de los cultivos, aumento del nivel de los mares, reducción de la oferta de agua, entre otros efectos, siendo más

vulnerables las poblaciones de países en desarrollo. Acrecentar las capacidades de adaptación es una necesidad para reducir la vulnerabilidad de las regiones más frágiles y de los grupos y comunidades más débiles. El sistema vetiver se presenta como una herramienta que permite reforzar la capacidad de respuesta de agricultores y comunidades en riesgo, como una adaptación autónoma o reacción independiente que realizan las comunidades y grupos de agricultores con sus propios recursos, conocimientos locales y habilidades, lo que supone una capacidad de respuesta endógena o resiliencia a los riesgos impuestos por el cambio climático. El sistema vetiver por ser una tecnología sencilla, de bajo costo y de libre acceso y que se basa en el uso de la planta de vetiver, de gran plasticidad ecológica, y por tanto tolerante a extremos ambientales, es idóneo como instrumento de adaptación autógena al cambio climático. Se presentan ejemplos de las aplicaciones del sistema vetiver para confrontar modificaciones de los patrones de precipitación y mayor amplitud de su

variabilidad, aumentos en los riesgos de sequía, inundaciones repentinas, reducción de los rendimientos de los cultivos, aumento del nivel de los mares, reducción de la oferta de agua, entre otros efectos, siendo más vulnerables las poblaciones de países en desarrollo. Acrecentar las capacidades de adaptación es una necesidad para reducir la vulnerabilidad de las regiones más frágiles y de los grupos y comunidades más débiles. El sistema vetiver se presenta como una herramienta que permite reforzar la capacidad de respuesta de agricultores y comunidades en riesgo, como una adaptación autónoma o reacción independiente que realizan las comunidades y grupos de agricultores con sus propios recursos, conocimientos locales y habilidades, lo que supone una capacidad de respuesta endógena o resiliencia a los riesgos impuestos por el cambio

climático. El sistema vetiver por ser una tecnología sencilla, de bajo costo y de libre acceso y que se basa en el uso de la planta de vetiver, de gran plasticidad ecológica, y por tanto tolerante a extremos ambientales, es idóneo como instrumento de adaptación autógena al cambio climático. Se presentan ejemplos de las aplicaciones del sistema vetiver para confrontar diversos tipos de impactos.

Necesidades de mitigación y adaptación a los impactos del cambio Climático.

 

Para reducir los impactos del cambio climático se hace necesario el tomar medidas tanto de adaptación como de mitigación. Las medidas de mitigación tienen que ver más directamente con la reducción de emisiones de gases invernadero y estas buscan mantener los niveles de carbono controlados dentro de ciertos límites, mientras que las medidas de adaptación son una respuesta de ajuste a las alteraciones que buscan

reducir la vulnerabilidad y los impactos negativos, así como aprovechar los beneficios, que de manera inevitable traerá el cambio climático.

Acrecentar las capacidades de adaptación es una necesidad para reducir la vulnerabilidad de las regiones más frágiles y de los grupos y comunidades más débiles. Esto es particularmente válido en los países en vías de desarrollo con falta de recursos económicos y acceso a la tecnología y en las zonas agrícolas marginales con limitaciones físicas importantes. La adaptación puede ser planificada y esta es generalmente ejecutada por organismos gubernamentales o instituciones privadas que cuentan con los recursos necesarios para ello, definiendo políticas y estrategias, a menudo de naturaleza multisectorial, dirigidas a alterar la capacidad de adaptación

de los sistemas agrícolas o facilitando adaptaciones específicas. La adaptación autónoma o espontánea es una respuesta o reacción independiente que realizan las comunidades y grupos de agricultores con sus propios recursos, conocimientos locales y habilidades, lo que supone una capacidad de respuesta endógena o resiliencia a los riesgos impuestos por el cambio climático (FAO, 2007)

 

El sistema vetiver (SV) y el cambio climático

 

El sistema vetiver se basa en la utilización de la planta de vetiver Chrysopogon zizanioides, originaria de India pero distribuida ampliamente a nivel mundial en zonas de clima tropical, subtropical y mediterráneo.

Utilizada con éxito para el control de erosión y la conservación del agua al ser plantada formando barreras vivas sobre el terreno que retienen sedimentos y reducen la escorrentía, representa una tecnología probada y disponible de bajo costo, de acceso libre y con usos alternativos que generan ingresos extras y beneficios a la comunidad.

La planta de vetiver posee una serie de características morfológicas (alta eficiencia como barrera), fisiológicas (adaptabilidad a condiciones adversas), ecológicas (no tolera sombra ni bajas temperaturas permanentes, es heliófita), y genéticas (no invasor) que la hacen idónea como planta a ser usada como barrera viva en la conservación de suelos y agua (Truong, 2009; Rodríguez, 1999a). Presenta una gran plasticidad

ecológica ya que soporta variaciones de los factores ambientales tales como

temperatura y humedad que le confieren una amplia tolerancia, y por tanto, facilidad de adaptación al cambio climático. Aquellos sistemas que puedan hacer frente de manera efectiva a la variabilidad climática serán más exitosos en adaptarse a los futuros cambios que los que carecen de flexibilidad ante situaciones extremas y más efectivos en reducir los riesgos ante impactos negativos.

 

En relación a las exigencias edafoclimáticas de la planta de vetiver, es importante destacar que puede sobrevivir en suelos en condiciones muy áridas o en cambio de alta humedad, de allí que se la considere una planta xerofítica e hidrofítica, lo cual parece una paradoja, pero es una realidad ampliamente comprobada. El vetiver puede vivir en suelos sumamente ácidos con pH hasta 3,5 y altos niveles de saturación de aluminio hasta 68% siempre que se le supla de niveles adecuados de nitrógeno y fósforo ó alcalinos con pH hasta 9,6. Puede vivir en suelos livianos, arenosos como

en bancos de río, hasta bastante pesados, es decir muy arcillosos, como los vertisoles que son frecuentes en las sabanas inundables de Venezuela. El vetiver puede sobrevivir en suelos desde moderadamente salinos a muy salinos (4-8 a 8-16 de mScm-1). También es tolerante a niveles altos de metales pesados como cadmio, mercurio, níquel, cobre, zinc, arsénico, plomo y selenio (Truong et al. 2009).

Incrementar la capacidad de adaptación de las comunidades y su capacidad de respuesta (resiliencia) es de una alta prioridad como confrontación al cambio climático y el sistema vetiver puede ser una herramienta que ayude con ese propósito. En el cuadro 1 se resumen una serie de aplicaciones del vetiver y donde pueden emplearse de manera de facilitar la adaptación a situaciones o impactos no deseados. Como puede deducirse, aún en ausencia de cambio climático la aplicación del sistema vetiver trae una serie de beneficios inmediatos a las comunidades e individuos que lo utilicen. El sistema vetiver representa una inversión ”sin arrepentimientos“, es efectivo y eficiente, con un alto potencial de masificación mediante la adaptación autónoma, de donde se desprende su mayor aceptación y potencial para la sostenibilidad ante las incertidumbres de los impactos a largo plazo.

 

TVNI (The Vetiver Network International), que muestran las bondades del sistema vetiver y sus múltiples y exitosas aplicaciones en agricultura, bioingeniería, fitorremediación, y la obtención de otros productos que contribuyen al desarrollo sustentable de las comunidades, particularmente aquellas más frágiles, fortaleciendo sus capacidades para responder de manera autónoma a un clima cambiante y disminuyendo su vulnerabilidad ante los impactos que dichos cambios acarrean. Se puede ampliar la información visitando las direcciones mencionadas.


En ensayos realizados en la estación experimental Bajo Seco de la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela en parcelas de erosión por muchos años se han reportado eficiencias para el control de erosión entre 80 y 100 % y para escorrentía entre 67 y 99% para diferentes condiciones de pendiente, preparación de suelos y diversos cultivos (Rodríguez y Fernández, 1992; Rodríguez, 1999b; Andrade, 1998). El suelo en estos ensayos fue clasificado como un Aquic Paleudult de textura franca, franca arenosa con restricciones a la penetración del agua por presentar un

horizonte argílico entre 30-40 cm de profundidad muy compactado (Abreu y Ojeda, 1984). Cuando se combina la barrera con cobertura en superficie o “mulch” la eficiencia en el control de las pérdidas de suelo y agua se magnifica (ver figura 1). Las hojas de vetiver

 

 

resultan en un excelente material como cobertura por su longevidad y por no acarrear malezas asociadas.

 

-Protección y estabilización de infraestructura. Estabilización de taludes y bancos de río

-Aspectos significativos de las raíces del vetiver

Las raíces del vetiver presentan características extraordinarias para su uso en bioingeniería. Hengchaovanich y Nilaweera (1998), Hengchaovanich (1999a y 1999b), analizan las propiedades de resistencia de las raíces del vetiver en relación a la estabilización de taludes, señalando que cuando una raíz penetra a través de una superficie potencial de corte (plano de falla) en un perfil de suelo, la distorsión de la zona de corte desarrolla una tensión en la raíz; el componente de esta tensión tangencial a la zona de corte resiste directamente al corte, mientras que el componente normal incrementa la presión de confinamiento en el plano de corte.

Estos autores utilizaron en su determinación de resistencia raíces frescas de vetiver de dos años de edad desarrolladas en la pendiente de un terraplén.

Definen la resistencia de la raíz a la tensión como la máxima fuerza de tensión de la raíz dividida por el área de corte transversal de la raíz no expuesta a tensión (sin corteza, ya que así tiene menos fuerza).

Encontraron que la resistencia media de las raíces de vetiver a la tensión varía entre 40 y 180 Mpa, para un rango de diámetro de raíz de 0,2 a 2,2 mm. La resistencia media a la tensión es de cerca de 75 Mpa para un diámetro de raíz de 0,7 a 0,8 mm que es el más común en el vetiver. Este valor equivale aproximadamente a 1/6 de la máxima resistencia a la tensión del acero blando. En análisis con bloques de suelo se evidenció que la resistencia a la fuerza de corte del suelo se incrementó en un 90% a 25 cm

de profundidad. El incremento fue de 39% a 0.50 cm y gradualmente se reduce hasta 12,5% a 1 m de profundidad en una franja de 50 cm en la zona adyacente a la barrera de vetiver. Debido a su denso y masivo sistema de raíces subterráneo el pasto vetiver ofrece un mayor incremento en la resistencia del suelo a las fuerzas de corte por unidad de concentración de fibra (6-10 kPa por kg de raíz por m3 de suelo) en comparación con raíces de árboles (3,2-3,7 kPa por kg de raíz de árbol por m3 de suelo).

-Estabilización de taludes

La inestabilidad de los taludes se debe a efectos de la erosión superficial y a la debilidad estructural del talud. La erosión superficial puede magnificarse en forma de surcos y cárcavas o zanjones, mientras que la debilidad estructural causa movimientos en masa como derrumbes y deslizamientos.

Normalmente una cobertura vegetal inducida por hidrosiembra es suficiente para controlar la erosión superficial y plantas de enraizamiento profundo se utilizan para reforzar la estructura del talud. Sin embargo, en taludes de conformación reciente el material no está consolidado y pueden formarse surcos y cárcavas aún cuando se proteja la superficie. En estos casos se necesita un reforzamiento estructural rápido. Los árboles son de crecimiento lento y pueden no adaptarse a estos ambientes hostiles. El vetiver puede suplir esta necesidad por su relativamente rápido crecimiento y su sistema de raíces profundo y denso, por lo que no debe compararse la tecnología del vetiver con la de la hidrosiembra, ya que ambas cumplen diferentes funciones y se complementan. (Truong, 1999; Hengchaovanich, 1999a).

-Protección de infraestructura

Además de estabilizar taludes adyacentes a infraestructuras, el vetiver puede ayudar en el control de erosión y como trampa de sedimentos en estructuras de drenaje, evitando la formación de cárcavas, estabilizando dichas estructuras y al mismo tiempo filtrando los sedimentos, y de esa manera disminuir el riesgo de deterioro y las necesidades de mantenimiento de dichas estructuras. Esto es particularmente útil a la entrada y salida de alcantarillas y en los bordes de las cunetas en la interface de contacto entre materiales diferentes como son el suelo y la estructura propiamente dicha.

Los gaviones y muros de concreto también se benefician de la protección por barreras de vetiver al disminuir las velocidades y las cargas hidráulicas de los flujos de escorrentía así como la cantidad de sedimentos acompañantes. Las barreras distribuyen en forma dispersa los flujos de agua evitando su concentración en puntos específicos donde pueden originarse zanjones o cárcavas.

-Otras aplicaciones del vetiver

Tanto la planta viva de vetiver como sus partes cosechadas poseen una

variedad de aplicaciones y utilidades a nivel casero e industrial lo cual puede ayudar en la diversificación económica de familias y comunidades, disminuyendo su vulnerabilidad y reforzando su resiliencia a las amenazas de todo tipo, ayudando a reducir los riesgos impuestos por el cambio climático. Se pueden listar usos como material de construcción para el techado y elaboración de paneles, en piezas de artesanía tanto utilitarias como decorativas, productos medicinales, fragancias y perfumes, como fuente de energía usando su biomasa, entre otros (Rodríguez y Yépez,

2006).

 

Conclusiones y recomendaciones

• El sistema vetiver por ser una tecnología sencilla, de bajo costo y de

libre acceso, y que se basa en el uso de la planta de vetiver, de gran

plasticidad ecológica, y por tanto tolerante a extremos ambientales, es

idóneo como instrumento de adaptación autógena al cambio climático.

• Los campos de aplicación del sistema vetiver son amplios tal y como han

sido ilustrados a través de ejemplos en el presente trabajo, incluyendo la

conservación de suelos y agua, la bioingeniería, la fitorremediación y la

producción industrial y artesanal, contribuyendo eficazmente al

desarrollo sustentable de las comunidades y fortaleciendo su resiliencia

al cambio climático.

• Se requiere la intervención del sector público a los fines de fortalecer las

capacidades de adaptación autógena al cambio climático, de manera que

los productores agrícolas y otros usuarios de la tierra, que usualmente

no reconocen el papel que la conservación de suelos y aguas puede

tener en la confrontación de los impactos del cambio climático, valoren

su importancia y beneficios, y se motiven al uso de tecnologías

conservacionistas. Esto puede lograrse mediante campañas divulgativas,

educativas y de entrenamiento en técnicas específicas, siendo el sistema

vetiver una opción de fácil transferencia y adopción.

 

Bibliografía

Abreu, X. y E. Ojeda (1984) Los suelos de la Estación Experimental Bajo Seco. Cotas 1720-1900 msnm (Facultad de Agronomía-UCV). Estudio agrológico especial. Tesis de Pregrado. Instituto de edafología, Facultad de agronomía. Universidad Central de Venezuela. Maracay, 204p.

 

Andrade del C., O. (1998). Evaluación de la eficiencia de barreras vivas como sistemas de conservación de suelos en ladera. Tesis de Maestría. Postgrado en Ciencia del Suelo. Facultad de Agronomía, Universidad Central de Venezuela. Maracay, Noviembre. 83p.

 

Córcega, E. y Martelo, M. (2007) Consecuencias agrícolas y ambientales del cambio climático, en las condiciones de confort humano y animal, de las estaciones experimentales de la Facultad de Agronomía, UCV Rev. Téc. Ing. Univ. Zulia. Vol. 30,

Edición Especial, 1 – 10.

 

FAO (2007) Adaptation to climate change in agriculture, forestry and fisheries: Perspective, framework and priorities.FAO, Roma, Italia. 24p.

 

Hengchaovanich D. (1999a). 15 Years Of Bioengineering In The Wet Tropics: from A (Acacia auriculiformis) to V(Vetiveria zizanioides). 1st Asia-Pacific Conference on Ground and Water Bioengineering, Manila, April. 8 p.

 

Hengchaovanich D. (1999b). El pasto vetiver en la estabilización de pendientes y el control de la erosión (con énfasis especial en las aplicaciones de ingeniería) APT Consult Co. Ltd. Bangkok, Tailandia. 14p.

 

Hengchaovanich D. y Nilaweera, N. (1998). An assessment of strength properties of vetiver grass roots in relation to slope stabilization. Proc. 1st Int. Conf. On Vetiver.

 

Chomchalow and Henle (eds) 1998.Chiang Rai, Thailand, pp: 153-158

 

IPCC Intergovernmental Panel on Climate Change, (2007b) The Potential Impact of Climate Change on Agriculture and Forestry. Likely Impacts of Climate Change, Report from Working Group II to IPCC, OMM, PNUMA. 35 p.

 

IPCC Intergovernmental Panel on Climate Change. (2007a) Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Summary for Policymakers. PARIS. 18 p.

 

MARN-Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales, PNUD-Programa

de las Naciones Unidas para el Desarrollo y GEF-Fondo Mundial para el Medio Ambiente (2005) Primera Comunicación Nacional en Cambio Climático de Venezuela Caracas, República Bolivariana de Venezuela. 162p.

 

Martelo, María T. (2004) Consecuencias Ambientales Generales del Cambio Climático en Venezuela Trabajo de Ascenso a la categoría de Profesor Agregado, Facultad de Agronomía, Universidad Central de Venezuela. Maracay, Venezuela. 112 p.

 

Puche, M., Silva, O. y Warnock, R. (2004). Evaluación del efecto del cambio climático sobre cultivos anuales en Venezuela. Universidad Central de Venezuela, facultad de Agronomía, postgrado en Agronomía. Programa de modelos agroambientales. Papel de trabajo para la Primera Comunicación Nacional en Cambio Climático de

Venezuela. Maracay, Venezuela.

 

Rodríguez, O. S. (1999a) Experiencias recientes sobre las aplicaciones del vetiver en bioingeniería en el ámbito internacional. Memoria. Taller de Bioingeniería para la construcción Post Mitch: Experiencia en el uso del vetiver para la protección y estabilización de infraestructura.

 

Red Latinoamericana de Vetiver, banco Mundial y NOBS hidrodifusión S.A de C.V. San Salvador, el Salvador. pp: 23-32

 

Rodríguez, O. S. (1999b). Efecto de las Barreras Vivas y de las Coberturas en la Conservación de los Suelos en diferentes Sistemas de Producción Agrícola. En: Conservación de Suelos y Aguas en la Zona Andina. Karl Müller-Sämann y José Restrepo Eds.

Memorias del Taller Internacional Regional: ¨Hacia Conceptos Integrales en la Conservación de Suelos y Aguas en la Zona Andina¨, celebrado en el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), octubre 1997.

 

Rodríguez, O.S. y N. Fernández (1992). Conservation Practices for Horticulture Production in the Mountainous Regions of Venezuela. En: Erosion, Conservation, and Small Scale Farming.Hans Hurni and Kebede Tato Eds. 6th International Soil Conservation Conference Ethiopia y Kenya 6-18 November 1989, Selected papers.

Walsworth Publishing Company, Kansas, USA. pp: 393-406

 

Rodríguez, O. S. y G. Yépez (2006). VETIVER (Vetiver zizanioides) Una Extraordinaria Planta Para La Protección Ambiental. Revista Natura No. 128 Sociedad de Ciencias Naturales La Salle. Caracas, pp.30-37.

 

Smyle, J. (2011) Confronting Climate Change: Vetiver System Applications. Libro de resúmenes.The Fifth International Conference on Vetiver (ICV-5) Vetiver and Climate Change CSIR-Central Institute of Medicinal and Aromatic Plants, Lucknow, India 28-30 October 2011

 

Truong, P. (1999). Vetiver Grass Technology for Land Stabilization, Erosion and Sediment Control in the Asia Pacific Region. 1st Asia-Pacific Conference on Ground and Water Bio-engineering, Manila, April. 10 p.

 

Truong, P. Van, T. y Pinners, E. (2009) Aplicaciones del Sistema Vetiver-Manual Técnico de Referencia. Edición en español. The Vetiver Network International. EEUU. 96p.

 

 

UN (2012) Resilient People, Resilient Planet. A future worth choosing. The report of the United Nations Secretary-General Highlevel panel on Global Sustainability.

Autor.

 Ing. Oldemar Bermúdez Campos Maccaferri de Centro América Ltda. – Costa Rica.

 

 INTRODUCCIÓN

 

Costa Rica es un país pequeño ubicado en una zona tropical, situado entre el océano Pacífico y el Atlántico, posee una diversidad de ecosistemas únicos en el mundo. La geomorfología es muy variada, existen zonas topográficamente planas, pero a la vez varios cordones montañosos que atraviesan el país de costa a costa; es común encontrar problemas de taludes inestables en las carreteras que cruzan estas zonas (fotografía 1). Numerosos casos se presentan especialmente al inicio del periodo lluvioso, de los cuales se van a tratar los más relevantes en el presente artículo. Es común encontrar perfiles de terreno con capas de suelo residual de gran espesor, inclusive superior a los 10 m por encima de estratos rocosos, convirtiéndose el contacto entre ambas en eventuales superficies de falla o despegue del movimiento. Fotografía 1. Laderas inestables en carreteras. La alta tasa de precipitación manifestada en casi todo el país, aunado a la inclinación tan pronunciada de las laderas, por encima del ángulo de reposo del suelo, son agentes detonantes de derrumbes. Esto ya es difícil de corregir debido a la falta de espacio en sitio, pero la naturaleza se ha encargado de buscar ese equilibrio natural dejando expuestas en muchos casos las capas de roca.

OBJETIVOS

 § Solventar los deslizamientos ocurridos en las rutas nacionales y recuperar el área perdida de calzada.

 § Aumentar el ancho de vía en zonas reducidas o de difícil circulación.

 § Aplicar un sistema constructivo rápido y seguro que no generara el cierre total de la carretera.

§ Implementar soluciones de técnicamente aptas para la problemática en sitio, que puedan llevarse a cabo en espacios reducidos y soporten las solicitaciones asociadas al tránsito de vehículos.

 § Proponer estructuras que disipen rápidamente la presión de poros actuante en los rellenos de la carretera.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

 Fueron usados los sistemas y materiales patentados por Maccaferri para este tipo de situaciones, tales como obras en gaviones, suelo reforzado (Terramesh System) y el uso de geosintéticos como refuerzo secundario. Asimismo, cada una de las estructuras se diseñó utilizando los programas de cómputo MACSTARS y GAWACWIN desarrollados por Maccaferri para el análisis de este tipo de soluciones. Ambos programas utilizan los métodos de equilibrio límite y las teorías de Rankine, Coulomb, Meyerhof, Hansen y Bishop, para el análisis de las diversas formas de falla típicas como deslizamiento, volcamiento, falla de fundación y falla global. Igualmente los parámetros geotécnicos y propiedades índice de las capas de suelo con las que trabajan estos programas fueron determinados mediante estudios de campo y laboratorio con muestras provenientes de varios puntos del proyecto y en otros casos se usaron correlaciones para obtenerlos. Un ejemplo de los modelos elaborados para las distintas zonas del proyecto se presenta en la figura 1. Se tiene un muro de Terramesh System cimentado sobre una base de gaviones, y ésta sobre el terreno natural en corte.

 La fotografía 2 ilustra la situación real en sitio. Figura 1. Modelo de análisis en programa MACSTARS. Fotografía 2. Sitio correspondiente al modelo anterior.

 EVALUACIÓN DE RESULTADOS

Se han diseñado y construido numerosos proyectos para la rehabilitación de carreteras en Costa Rica, siendo la solución principal mediante estructuras de retención a gravedad tanto en gaviones como en suelo reforzado. Las alturas máximas construidas llegaron hasta los 21 m, en forma escalonada dejando bermas intermedias para ajustarse a las irregularidades del terreno. En general, en campo es verificada la capacidad de soporte al nivel de fundación de los muros con ensayos de campo que garanticen la certeza de la medición. Comúnmente, se cimentó en terreno en corte, sin embargo, en algunos casos hubo que realizar rellenos controlados para poder fundar las obras. Siempre se cuidó el control de aguas pluviales mediante la construcción de cunetas y pozos en sitio. Además las aguas subterráneas se captan a través de una tubería de drenaje envuelta en geotextil en la parte interna de los muros. Adicionalmente, el relleno utilizado en todas las estructuras consistió de un material granular adecuado para facilitar la evacuación de niveles freáticos presentes en el terreno, o bien, de la escorrentía que pueda filtrarse desde la superficie.

 

 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

 · El uso de estructuras de gavión y suelo reforzado (Terramesh System) permitió acortar el tiempo de entrega del proyecto.

· Se solucionaron los problemas de deslizamientos en la vía y pudo aumentarse el ancho de calzada en sectores críticos.

 · Hasta el momento, el comportamiento de las estructuras es satisfactorio, habiendo transcurrido períodos de lluvia intensos después de su finalización.

 · Aún no se ha resuelto el problema de inestabilidad de las laderas existentes por encima de la carretera. El poco espacio disponible, así como el alto costo de las soluciones impiden llevar a cabo alguna acción. Estabilizar estos taludes es una misión técnica y económicamente inviable.

· Pueden implementarse acciones preventivas para atenuar o disminuir el riesgo de movimientos del terreno, pero siempre dentro del campo de control de erosión. Entre las opciones pueden mencionarse la colocación de geomantas para amortiguar la escorrentía y favorecer la vegetación, barreras para prevención de caídos al nivel de la calle, mallas de alta resistencia para control de caídos, entre otras cosas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Blight, G.E. (1997). “Mechanic of Residual Soils”. A.A. Balkema, Rotterdam, Netherlands.

 

Das, B. M. (1999). “Fundamentals of Geotechnical Engineering”. Brooks Cole, California, USA. Barros, P. L. A. (2005). “Obras de Contención: Manual Técnico”. Maccaferri do Brasil Ltda, Brasil

Guadalajara, Jalisco, México 2012-2014

Autor: Juan Manuel Carrillo García
Ingeniero Técnico Comercial –Geosintéticos-Mexichem

 

Debido al flujo y velocidad del agua en el río que cruza el Parque Manuel Avila Camacho, en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco, se presentó erosión en los taludes y socavaciones en todo el recorrido del cauce, por lo cual el Gobierno del Estado de Jalisco Licito el proyecto para obtener la propuesta más adecuada para las condiciones que se presenta en el sitio durante el temporal de lluvias.

LA SOLUCIÓN

Con el objetivo de evitar el desprendimiento de materiales, arrastre de sedimentos o cualquier condición de inestabilidad en los taludes, provocada por el intemperismo al que estaban sometidos, se opta como solución devolver la cobertura vegetal a los taludes y con ello evitar la erosión. Esto se logró mediante la instalación de un manto permanente de control de erosión TRM450, el cuál se ancló al terreno natural mediante varillas.    

EL RESULTADO

Con la instalación del manto de control de erosión Permanente TRM450 se detuvo y corrigió la degradación del talud, se controlaron y remediaron los procesos de socavación, además se restableció el equilibrio ecológico al permitir la revegetación de los taludes.      

 

       

 

 

Autores:  Irigoyen, Martin; Spalletti, Pablo; Kazimierski, Leandro; Brea, Daniel Laboratorio de Hidráulica - Instituto Nacional del Agua (INA), Argentina.

Introducción

 Los ríos Pilcomayo y Bermejo forman parte de extensa cuenca del Plata. Ambos tienen sus nacientes en el noroeste de Argentina y sur de Bolivia donde, debido a una combinación de factores climáticos, topográficos y ambientales, la generación de sedimentos debida a la erosión superficial es muy alta. Como consecuencia de ello, las tasas de transporte que presentan ambos cursos de agua son también particularmente elevadas, con valores que superan las 100 millones de toneladas anuales.

Los factores climáticos, tales como la temperatura y la precipitación, pueden afectar de forma directa o indirecta a los fenómenos de generación y transporte de sedimentos. En este sentido, el objetivo del presente trabajo consiste en realizar una estimación de la cantidad de material que se genera en las extensas cuencas de aporte de los ríos Pilcomayo y Bermejo, y evaluar los efectos directos en dicho fenómeno, de las variaciones en los parámetros de temperatura y precipitación atribuibles al Cambio Climático. Los fenómenos sedimentológicos y geomorfológicos tienen una relevancia ineludible a la hora de planificar y gestionar la utilización del recurso hídrico en Latinoamérica debido a las particulares características geográficas y climáticas de la región. En este sentido, la determinación de una proyección futura de las tasas de generación de sedimentos de los ríos Bermejo y Pilcomayo resulta de trascendental interés, y se considera como un aporte relevante al conocimiento de los procesos involucrados, así como también para evaluar las afectaciones que generan los enormes volúmenes de material sólido trasportado por dichos cursos de agua en las intervenciones sobre los ríos de la cuenca del Plata

 

 

Metodología

 A los efectos de estimar tendencias en los procesos de erosión superficial en la Cuenca alta del Plata, en el presente trabajo se ha aplicado una metodología basada en técnicas GIS. Mediante esta metodología se han estudiado los escenarios climáticos presente y futuros (Cambio Climático) de la tasa de generación de sedimentos. Dichos escenarios futuros consideran cambios en las variables climáticas pero mantienen constantes aquellos relacionados con el uso del suelo. La producción de sedimentos a nivel de cuenca puede estudiarse de manera distribuida mediante diversas metodologías. En particular, la zona de estudio se caracteriza por presentar zonas de alta pendiente por lo que, para su análisis, se optó por utilizar la expresión de Gavrilovic, desarrollada para zonas montañosas y que ha sido aplicada con buenos resultados en esta región de Latinoamérica (Brea et al., 1999). La metodología semi-empírica de Gavrilovic (Gavrilovic, Z., 1988) permite calcular el volumen de sedimento producido por erosión superficial que es transportado a la sección de cierre de la cuenca (G), como el producto de la producción media anual de sedimento por erosión superficial (W) y del coeficiente de retención de sedimentos (R).

                        G= W R [m3 / año ]

 La expresión para determinar el volumen promedio anual erosionado de sedimento es:

                         W= T h π z  3/2F (m3 año)

donde: T = coeficiente de temperatura, que se obtiene de:

 T= [( t/10 ) +  0,1]1/2

 t = temperatura promedio anual [°C].

h = precipitación media anual [mm/año].

F = superficie de la cuenca [km²].

Z = coeficiente de erosión, cuya expresión es:

 ( ) 1 2 Z =X Y( ϕ+ I1/2)

 X = coeficiente de uso del suelo.

 Y = coeficiente de resistencia del suelo a la erosión.

 φ = coeficiente que evalúa los procesos erosivos observados.

 I = gradiente de la pendiente superficial [en %].

Los valores de X, Y y φ son coeficientes que representan, respectivamente, el grado de protección del suelo dado por la vegetación y la intervención antrópica, el grado de erodibilidad del suelo y los fenómenos erosivos observados.

 En la metodología, el coeficiente R indica la relación entre el volumen de sedimento que efectivamente pasa por la sección de cierre de la cuenca y el volumen total de material producido por erosión superficial.

La expresión para el coeficiente de retención de sedimentos es la siguiente (Zemlijc, 1971):

donde: O = perímetro de la cuenca [km].

D = diferencia de nivel media en la cuenca [km].

 D = Dm - Dc

Dm = cota media de la cuenca

 Dc = cota mínima de la cuenca

 Li = longitud total de los afluentes fluviales laterales [km].

 L = longitud de la cuenca por el talweg del cauce principal [km].

 F = superficie de la cuenca [km²].

Para la aplicación de la metodología de Gavrilovic de forma distribuida fue necesario, en primera instancia, generar un modelo digital del terreno (DEM) que abarque la totalidad de la superficie perteneciente a las cuencas altas de los ríos Pilcomayo y Bermejo. Para ello se ha utilizado como información de base las elevaciones SRTM, con una resolución de 90m en el tamaño de celda. A partir del DEM se delimitaron automáticamente las cuencas y subcuencas de aporte, así como también las longitudes de los cauces principales y tributarios.

También se construyeron mapas que reflejan la distribución espacial de los parámetros X, Y, φ y la pendiente I, en las cuencas de estudio: El parámetro X, de cobertura vegetal y uso del suelo, se obtuvo a partir de la interpretación de imágenes satelitales LANDSAT 5. Los valores de los coeficientes Y, φ que representan respectivamente la susceptibilidad de los suelos a la erosión y los fenómenos de erosión observados, surgieron de la información contenida en los mapas de suelos de la región. Finalmente, los valores de pendiente I y los parámetros fisiográficos de la cuenca que intervienen en el cálculo del coeficiente de retención R, se calcularon automáticamente para el DEM construido mediante herramientas GIS.

Los valores de precipitaciones medias anuales y de temperaturas medias anuales para el escenario presente se calcularon para toda la cuenca interpolando las isohietas e isotermas en la totalidad de la superficie de las cuencas de análisis.

Una vez definidos los mapas de cada uno de los parámetros que intervienen en el cálculo, se aplicó la metodología de Gavrilovic de forma distribuida, obteniéndose los volúmenes de sedimento debidos a la erosión superficial a nivel de subcuenca (W), y los parámetros de retención R de las mismas. Multiplicando los resultados de W y R correspondientes, se obtuvo el volumen de sedimentos que, se estima, es transportado por la red de drenaje a la salida de cada subcuenca (G). Los valores totales de G atribuibles a las cuencas altas de los ríos Pilcomayo y Bermejo surgieron como la suma de los valores de G correspondientes a las subcuencas que las conforman.

 Posteriormente, se aplicaron modelos climáticos regionales a efectos de estimar los cambios esperables en las distribuciones de temperatura y precipitación para el escenario futuro, y las consecuencias de dichos cambios en la producción de sedimentos de las cuencas estudiadas.

 Los modelos climáticos regionales (RCMs) son herramientas complementarias que permiten realizar modelaciones detalladas de procesos regionales y locales, utilizando los resultados de modelos climáticos globales (GCMs) como condiciones de borde. La aplicación de RCMs con resolución horizontal del orden de 50 km permite generar información adicional a la que surge de la implementación de modelos globales, en especial en regiones en las que los procesos climáticos locales son dominantes (por ejemplo, en las cuencas altas de los ríos Pilcomayo y Bermejo el mecanismo dominante es la precipitación orográfica).

 Con el objeto de evaluar el impacto del Cambio Climático en la cuenca alta del Plata (cambios en la precipitación y la temperatura), se ha utilizado una nueva serie de simulaciones de RCMs sobre Sudamérica disponibles en la base de datos del proyecto CLARIS-LPB. Los modelos climáticos regionales utilizados fueron:

 PROMES (Castro et al., 1993): GCM: HadCM3.

 LMDZ (Li, 1999; Hourdin et al., 2006): GCMs: ECHAM5 e LMDZ

 RCA3 (Samuelsson et al., 2011): GCMs: ECHAM5-1, ECHAM5-2 y ECHAM5-3

. Se han utilizado las simulaciones del IPCC AR4 para los modelos climáticos regionales, considerando el escenario de emisiones A1B. Los resultados a futuro fueron agrupados en períodos de tiempo de 30 años: 2011-2040 (Futuro cercano), 2041-2070 (Futuro intermedio) y 2071-2100 (Futuro lejano); y en una serie completa 1960-2100.

 

 

La Figura 2 muestra los campos de temperaturas observados en el período 1961-1990 y simulados mediante los modelos seleccionados. En comparación con los datos observados, los RCMs tienden a generar gradientes de temperatura mayores en las zonas de montaña.

Al comparar los resultados simulados de la Figura 3 con la información disponible respecto de la distribución de precipitaciones, se observa que la mayoría de los modelos logró localizar las máximas precipitaciones correctamente en las cuencas. Sin embargo, ningún modelo simula correctamente la extensión de dichas zonas de elevadas precipitaciones. La precipitación anual acumulada simulada, en el área de mayores lluvias, se considera aceptable. En este punto cabe destacar que el mapa de precipitaciones observadas fue construido con la información disponible que, dada la extensión y la compleja topografía de las cuencas resulta muy escasa.

 

 

Resultados

 En la Figura 4 se han graficado los valores de producciones medias considerados, con los distintos modelos futuro cercano, la tendencia es a mantener la producción actual, mientras que intermedio existe una tendencia leve en la cuenca del Bermejo y más fuerte en la cuenca del Pilcomayo a decrecer la producción. Por último, en el futuro lejano la tendencia se revierte y mayoría de los modelos evaluados a mantener las tasas actuales en el caso de la cuenca del Pilcomayo. A medida que se analizan escenarios más lejanos forma semejante.

 

Figura 4- Producción m recipitaciones para los modelos y para la serie de datos observados 1961 se han graficado los valores de producciones medias, para los períodos con los distintos modelos climáticos. En primer lugar, se observa que la tendencia es a mantener la producción actual, mientras que intermedio existe una tendencia leve en la cuenca del Bermejo y más fuerte en la cuenca del Pilcomayo a decrecer la producción. Por último, en el futuro lejano la tendencia se revierte y evaluados indica aumento de la producción en la cuenca del Bermejo y a mantener las tasas actuales en el caso de la cuenca del Pilcomayo. A medida que se analizan escenarios más lejanos en el tiempo, la dispersión aumenta para ambas cuencas.

 

Conclusiones

 Los cambios en forzantes meteorológicas de temperatura y precipitación que tienen lugar como consecuencia del Cambio Climático se manifiestan en una variación de las tasas de  transporte de sedimentos en los ríos Pilcomayo y Bermejo. Los resultados obtenidos mediante la implementación de los modelos adoptados muestran una tendencia a mantener las tasas actuales en los próximos 30 años y una disminución  para el periodo 2041 al 20170 en ambas cuencas, aunque de mayor importancia para la Cuenca del Pilcomayo. En un futuro distante, se observa una ligera tendencia hacia un aumento en las tasas de generación de sedimentos para el Bermejo y una tendencia incierta para el Picolomayo.

En este trabajo no se ha estudiado el efecto del cambio en la variable “uso del suelo” Spalletti  y Brea (2006) estudiaron la sensibilidad del modelo ante los cambios en la cobertura vegetal del terreno, concluyendo que la producción de sedimentos de una d verse afectadas de manera significativa ante ante cambios en la vegetación de la zona.

Referencias

Brea, J.D., Spalletti P., Busquets M., 1999; Generación y transporte de sedimentos en la Alta Cuenca del Río Bermejo. Impacto en el Sistema Paraguay-Paraná-Río de la Plata, y el Delta del Paraná. Programa Estratégico de Acción para el Desarrollo Sustentable de la Cuenca del Río Bermejo, Fondo para el Medio Ambiente Mundial - FMAM (Global Environmental Fund - GEF), OEA. Instituto Nacional del Agua y del Ambiente – Laboratorio de Hidráulica y del Ambiente, Informe LHA 177-04-99.

Castro M, Fernandez C, Gaertner M.A. (1993) Description of a meso- scale atmospheric numerical model. In: Diaz JI, Lions JL (eds) Mathematics, climate and environment (ISBN: 2-225-84297-3)

 Masson, p 273. Gavrilovic, Z. (1988) The use of an empirical method (erosion potential method) for calculating sediment production and transportation in unstudied or torrential streams. Paper presented at the international conference on river regime, Institute for the Development of Water Resources, ‘‘Jaroslav Cerni’’, Belgrade

Li, L. (1999). Ensemble Atmospheric GCM simulation of climate interannual variability from 1979 to 1994, Journal of Climate, 12, pp. 986–1001.

Hourdin, F., Musat, I., Bony, S., Braconnot, P., Codron, F., Dufresne, J.L., Fairhead, L., Filiberti, M.A., Friedlingstein, P., Grandpeix, J. Y., Krinner, G., Levan, P., Li, Z.X., Lott, F. (2006). The LMDZ4 general circulation model: climate performance and sensitivity to parametrized physics with emphasis on tropical convection, Climate Dynamics, Ed.Springer Berlin, Vol. 27, Núm. 7, pp. 787-813.

Samuelsson P, Jones C, Willen U, Ullerstig A, Gollvik S, Hansson U, Jansson C, Kjellstrom E, Nikulin G, Wyser K (2011) The Rossby Centre Regional Climate Model RCA3: Model description and performance. Tellus 63A. doi:10.1111/j.1600-0870.2010. 00478.x

 Spalletti, P.D., Brea, J.D., (2006). Efecto de cambios de la cobertura vegetal en la producción de sedimentos. Caso de la Alta Cuenca del río Bermejo. III Congreso Iberoamericano sobre Control de la Erosión y los Sedimentos (CICES 2006). Buenos Aires, Argentina, 9-11 de agosto.

Zemljic, M. (1971) Calcul du debit solide. Evaluation de la vegetacion comme un facteurs antierosif (Calculation of sediment load. Evaluation of vegetation as anti-erosive factor). Paper presented at the international symposium interpraevent, Villach (Australia)

 

 

Autores:

M.Sc. Raúl Medina Mendoza1 . M.C. Pedro Rivera Ruíz1 . Mc. Héctor G. Cortés Torres1 . Ing. Manuel Gutierrez Castillo2 

1 Instituto Mexicano de Tecnología del Agua. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

2 Comisión Forestal de Michoacán

RESUMEN

Los recursos naturales en la cuenca del Lago de Pátzcuaro se han visto reducidos y afectados por un mal manejo de los mismos, al grado que en muchas áreas, los bosques han desaparecido y con ello se inicia un proceso de degradación de los suelos, manifestada como erosión hídrica, eólica, compactación pérdida de carbono orgánico. La explotación desordenada de los recursos, ha dado como resultado la contaminación del agua, suelo y aire; así como la perdida de especies silvestres de flora y fauna, además se agrava la pobreza y marginación de los pobladores rurales, los que se ven obligados a emigrar a los grandes centros urbanos. Desde el año 2004 y de forma participativa con los productores se seleccionaron las prácticas y obras más sencillas y eficientes de aplicar utilizando a la microcuenca como unidad de intervención. Así, en las cárcavas aportadoras de azolves, se han construido 533 obras equivalentes a 6,387 m3 tanto de represas de geocostales, piedra acomodada y gaviones, mismas que han retenido aproximadamente 83,031 m3 de azolves, mismos que antes iban a parar a los canales de zonas agrícolas de riego y al lago mismo.; se han reforestado 191.6 km de cercos vivos en linderos agropecuarios con especies de uso múltiple; 12.6 km en riberas de cauces y 10,000 estacas de “jara lisa”, 38,700 hijuelos de pasto Vetiver, para estabilización de taludes de cárcavas; a nivel de traspatio se han plantado 3,000 frutales para el huerto familiar; se construyeron 50 km de zanjas de infiltración, con lo cual se han logrado infiltrar  más de 37,500 m3 de agua de lluvia, beneficiando la recarga de manantiales y el acuífero. La estrategia de trabajo empleada ha permitido una participación activa y responsable por los productores y se han podido generar tanto los beneficios ambientales señalados, como impactos a la economía de la región, con la generación de más de 47,000 jornales directos como empleo temporal para los productores de la cuenca. 

 

Utilizando el método de “cuencas pareadas” se instrumentaron dos microcuencas con vertedores tipo Parshall con aparatos para envío de datos por telemetría, así como sensores para medir entradas (pluviómetro digital para las lluvias) y salidas (medidor de flujo para escurrimientos, y colecta directa de azolves en los cauces).Los resultados obtenidos en el primer año de medición indican una tendencia de reducciones tanto en producción de agua como en producción de azolves del orden del 500% comparativamente con microcuencas donde no se han implementado prácticas y obras para el control de la erosión.

 

 

Autores: Gómez , JA1 , Rodríguez , A.2 , Viedma , A.2, Contreras, V.3 , Vanwalleghem , T.4 , Taguas , E.5 , Giráldez , JV1 , 4

1 Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC. Apartado 4084. 14080 Córdoba. España. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

2 Paisajes del Sur, S.L. C / Bubión 30. Polig . Juncaril Industrial. 18210 – Peligros. (Granada). España. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

3 Bonterra Ibérica, S.L. Cra. Campotéjar - Montejícar, km2. 18565 - Campotéjar (Granada) España . . Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

4 Departamento de Agronomía. Campus de Rabanales de la Universidad de Córdoba. 14071 Córdoba. España. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.; Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

5 Universidad de Córdoba. ETSIAM. Campus de Rabanales. Edificio Leonardo Da Vinci, 1407. Córdoba; Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Infraestructuras lineales, tales como carreteras y ferrocarriles, presentan un gran impacto ambiental. Ente algunos de los impactos está el efecto sobre el paisaje y la modificación de las condiciones hidrológicas de la zona y un aumento de los procesos erosivos (Martin et al., 2011). El aumento de los procesos erosivos es especialmente significativo en terraplenes de carreteras, resultando elevados costes de mantenimiento, así como riesgos de seguridad para el uso de la infraestructura si no se controla adecuadamente. Los terraplenes y desmontes son un reto especial para las zonas de control de la erosión y restauración ecológica, debido a su grado de pendiente pronunciada y por lo general malas condiciones para el establecimiento de la vegetación. Hay varios estudios en condiciones mediterráneas que indican cómo la combinación de condiciones semiáridas, con esporádicas lluvias intensas hacen extremadamente difícil el desarrollo de la vegetación y el control de la erosión en taludes de autopistas (por ejemplo, Andrés y Jorbat , 2000 ; Bochet y García- Fayos , 2004 ) . Esta comunicación presenta los resultados de la evaluación el primer año (año hidrológico 2012-2013) de cinco estrategias de control de la erosión diferentes, en seis lugares distintos, con diferentes materiales en desmontes de carreteras o ferrocarriles de Andalucía, utilizando la lluvia natural y lluvia simulada. Los seis sitios fueron localizados en desmontes entre 10 y 20 m de longitud, sobre pendientes que van desde 40 a 90%, repartidos por la distinta geografía de Andalucía:

 

 

Sitio 1, Huelva se encuentra en el material de arena consolidada, los sitios 2 y 3, Osuna I y Osuna II y el sitio 4 , Mancha Real , sobre margas . El sitio 5, Guadix, y 6 , Fiñana , se encuentran sobre filitas que son los materiales comparativamente más duros . En cada sitio se instalaron 12 parcelas ( 10 m de largo y 2 m de ancho ) utilizando láminas metálicas galvanizadas, enterradas 10 cm dentro de la tierra con su lado más largo en la dirección de la pendiente máxima del talud, para evaluar 6 diferentes tratamientos en cada sitio y dos repeticiones cada uno.

Estos tratamientos fueron:

1. Un control con suelo desnudo.

 2. Hidrosiembra con una mezcla de gramíneas y leguminosas adaptadas a las condiciones mediterráneas.

 3. Plantación de especies arbustivas mediterráneas en una densidad de 1 planta/m2

4. Manta orgánica control de la erosión de fibra de coco o esparto (Stipa tenacissima) además de la hidrosiembra.

5. Georred natural de fibra de coco para el control de la erosión, más hidrosiembra.

 6. Manta 3D sintética para el control de erosión más hidrosiembra .

Todas las parcelas tienen una salida con la escorrentía y sedimentos hacia una trampa de sedimentos ubicada en la base del talud. Se instalaron los tratamientos a principios del otoño de 2012.

 

 Desde esa fecha, los sedimentos fueron recolectados con regularidad, se controló la evolución de la vegetación, y en cuatro de los sitios ( los otros dos fueron objeto de vandalismo) se realizaron durante el verano de 2013 experiencias de simulación de lluvia utilizando un simulador de lluvia mesoplot basado en Sumner et al. (1996).

 La evaluación de la cubierta vegetal y el número de plantas realizadas en mayo de 2013, al final de la estación lluviosa, indica cómo los tratamientos de hidrosiembra (las tres esteras más la hidrosiembra y sin esteras) presentan una cubierta de tierra relativamente alta (entre el 25 y el 35 %), pero con una desviación estándar relativamente grande (alrededor de 25 %). Esta variabilidad se relaciona claramente con las características del sitio (pendiente, tipo de material, y las condiciones del clima en el año), sin diferencias claras entre los tratamientos. Los tratamientos de las plantaciones y de control presentan una cubierta del terreno mucho más baja, tal y como se esperaba, que van en promedio del 5 al 10%. Hubo una gran variabilidad en el patrón de distribución de las plantas dentro de las parcelas, con diferencias dependiendo del lugar en donde se concentran. Así que en los sitios 1, 2 y 5 se observó una tendencia hacia un aumento de la densidad de población en la zona baja de la parcela, mientras que en el sitio 3 se invirtió esta tendencia, y en los sitios 4 y 6 no había un patrón claro. Sedimentos perdido durante el período de las lluvias, que varió desde 294 hasta 778 mm del 1 de octubre al 31 de mayo presentó una gran variabilidad entre los sitios con valores máximos que van desde 2.5 g/m2 (Fiñana) a 1800 (Mancha real). En todos los sitios había una diferencia clara entre los tratamientos con esteras, que presentan muy bajas tasas de erosión, con un promedio para todos los sitios y los tres tratamientos de esteras por m2 alrededor de 4 g , en comparación con los tratamientos sin cobertura de esteras que presentan mucho mayores tasas de erosión, siendo el promedio de todos los sitios y los tres tratamientos sin esteras de 432 g/m2, no encontrándose diferencias significativas entre los diferentes tratamientos dentro de estos dos grandes grupos, si bien en algunos sitios se observó una ligera reducción de las tasas de erosión promedio en el tratamiento de hidrosiembra en comparación con los tratamientos de control y de plantación .

Experimentos de simulación realizados durante el verano no indicaron generación de escorrentía en el sitio de Fiñana (el que tiene el más bajo sedimentos generados durante la temporada de lluvias , con un promedio de 0.7 g m- 2 ) , mientras que en los sitios de Mancha Real , Huelva y Guadix , los resultados fueron cualitativamente comparables con los observados durante el período de lluvias con la lluvia natural . Los tratamientos con cobertura de esteras prefabricadas presentan pérdidas promedio de sedimentos de 16 g/m2 (para las simulaciones de lluvia que dura 35 minutos y una intensidad de lluvia de 34 mm/h), mientras que los tratamientos sin esteras promediaron pérdidas de sedimentos de 2.297 g/m2. La gama de pérdidas máximas de sedimentos entre los sitios varió esta vez en relación con los resultados naturales de precipitación con valores máximos medidos en los sitios de Huelva y Guadix.

 Los resultados indican que el control de la erosión más eficaz en estos desmontes de materiales mayoritariamente de origen sedimentario y condiciones mediterráneas sólo se logró usando esteras antierosión más hidrosiembra. La protección se logra sobre todo por el efecto protector de las esteras de erosión, como lo indican los experimentos de simulación de lluvia que destacaron el efecto protector de las esteras de erosión cuando la mayor parte de la vegetación ya estaba seca. Además, no hubo diferencias aparentemente claras durante este primer año entre los diferentes materiales de las esteras.

La hidrosiembra y la plantación era aparentemente exitoso al principio de las observaciones, con una cubierta del terreno y densidad de plantas importante, sin embargo el éxito del establecimiento de la vegetación sólo se puede evaluar en los próximos años, ya que las experiencias anteriores (p. ej Bochet y García- Fayos , 2004 ) indica la dificultad de recuperación de la vegetación en estas condiciones. Las simulaciones de lluvia han demostrado ser una herramienta útil para evaluar el riesgo de erosión y el rendimiento de los diferentes tratamientos en un corto espacio de tiempo.

Conclusiones generales

En el periodo Sept.13 –May.14, los suelos de Cartaya y Mancha Real, han pesado las mayores cantidades de sedimentos en cada ensayo. Estos han variado: Manta Orgánica Trid l imensional 100% Coco (K3D BonTerra ) ha sido el más eficaz en el control de la erosión, seguido por este orden de Manta de Coco Kn (solo Mancha R), Volumétrica BonTmat y Red de Coco

La cobertura vegetal está muy expuesta a los agentes meteorológicos para poder extraer unas conclusiones claras en sólo dos campañas de seguimiento.

En general el talud de Mancha Real presenta mejor cobertura vegetal y densidad de vegetación, seguidos por los taludes de Guadix y Fiñana. Los taludes de Osuna I, Osuna II y Cartaya tienen muy baja cobertura. ™

Las plantaciones realizadas se encuentran en buen estado con niveles de agarre de planta casi del 100%. ™ Mayor presencia de especies ajenas a la hidrosiembra, procedentes del banco de semillas, en las parcelas en las que se ha instalado una cubierta artificial. ™ En taludes de difícil  implantación de la cobertura vegetal Osuna , es de destacar la presencia de algunas de las especies arbustivas hidrosembradas como la Anthyllis cytisoides, que es una especie arbustiva perenne fijadora de N atmosférico, generadora de suelo, la cual puede influir en una evolución positiva de estos taludes tan difíciles de revegetar.

Con simulador de lluvia, la medición de escorrentía y de sedimentos, los mejores resultados corresponden al tratamiento con Manta Orgánica de Coco o Tridimensional 100% de Coco Tipos Kn o K3D BonTerra. La eficacia contrastada en la simuladores lo muestra como el tratamiento de control de erosión más adecuado en taludes ™ Le sigue en eficacia la Malla orgánica 100% Coco 400 g/m2 (RK4 BonTerra), que como se mostró en Mancha Real, tuvo un número de descargas de balancín superior a los tratamientos con manta, pero inferior a los demás.

Malla Volumétrica (BonTmat) aparecen en tercer lugar de eficacia contra la erosión y escorrentía, siendo su comportamiento variable entre sí en los taludes tratados: descargas de balancines y sedimentos recogidos elevado en Mancha Real, medio en Guadix y bajo en Huelva. ™ Plantaciones e hidrosiembra ha sido muy inferior en eficacia al resto de ensayos, con diferencias que han oscilado entre 30kg-40kg de sedimentos y más de 150-200l de agua de escorrentía.

Hay necesidad de realizar tratamientos de cobertura artificial de control de erosión en taludes, ya que las diferencias en la producción de escorrentía y sedimentos son muy elevadas y generaran cárcavas y problemas en la ingeniería civil. ™ Falta aún por evaluar la sostenibilidad (económica, ambiental, etc) de las medidas empleadas en el CE, así como la presentación del manual de uso de estas técnicas.

Referencias

Andrés . P., Jorba , M. 2000 . Las estrategias de mitigación en algunos terraplenes de autopistas (Cataluña, España ) . Ecología de la Restauración, 8: 268-275 .

 Bochet , E., García- Fayos , P. 2004 . Factores que controlan Establecimiento de vegetación y la erosión del agua en pendientes autopista en Valencia, España . Ecología de la Restauración, 12 : 166-174 .

 Martín , J. F. , De Alba , S., Barbero , F. 2011 . Consideraciones geomorfológicas e hidrológicas . Es: Restauración Ecológica de áreas afectadas porción Infraestructuras de Transporte . Fundación Biodiversidad . p . 43-75 .

Sumner , HR ; Wauchope , RD ; Truman , CC ; Dowler , CC ; Hook, JE 1996 . Simulador de lluvia y diseño de parcelas para estudios de escorrentía mesoplot . Trans . ASAE 39:125-130 .

 

Traductor de Google para empresas :Google Translator ToolkitTraductor de sitios webGlobal Market Finder

Autores: Marcos G. Pittau, José Daniel Brea, Pablo Spalletti, Federico Relancio, Gustavo O. Salerno

INTRODUCCIÓN

 

El presente trabajo describe los estudios realizados para la conformación del proyecto ejecutivo de la obra de encauzamiento del río San Francisco a los puentes del FFBB y Vial de la Ruta Provincial Nº 5, en la localidad de Pichanal, provincia de Salta (Figura 1). Dicho proyecto responde a la necesidad de disminuir los efectos erosivos sobre los estribos del puente e intentar plantear una corrección del río de modo de lograr una perpendicularidad en las líneas de escurrimiento con el eje de los puentes. Además, se describirá la obra realizada y cómo trabaja actualmente luego del paso de varias crecidas.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA CUENCA La cuenca del Río San Francisco hasta la sección de cruce con la Ruta Provincial Nº5 (Salta), tiene una superficie aproximada de 25.000 km2 (Figura 2). Incluye las cuencas de los ríos Grande, Lavayén, San Lorenzo, Negro, Ledesma, Santa Rita y Seco, entre otros.

  

En cuanto al clima, al estar la cuenca en una zona de falla presenta una rápida transición climática, en la que a corta distancia las características varían considerablemente desde las propias del clima subtropical húmedo (zona alta) a desértico en la zona baja. El período lluvioso se extiende entre los meses de noviembre a marzo y en él se concentra el 85% del total de la precipitación anual, la que varía desde 200 mm en la parte oeste, hasta 1400 mm en el centro de la cuenca, presentándose los meses de enero y febrero como los más representativos del período. Las temperaturas medias en esta época del año oscilan entre 16°C y 28°C, con máximas extremas entre 35°C y 45°C, según las zonas.

 

CAUDALES DE DISEÑO

 Para estimar los caudales de diseño para las obras de protección se empleó la serie de caudales disponible de la Estación “Caimancito” perteneciente al Sistema Nacional de Información Hídrica, operado por la Sub-Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación (SSRHN). Del análisis y procesamiento de la información recopilada, se determinó la función de frecuencia de ocurrencia de los caudales y así los períodos de retorno de cada gasto. Como caudal de diseño se adoptó 3.546 m3 /s, que corresponde a 50 años de recurrencia, y se verificó el funcionamiento hidráulico de la obra para un caudal de 4.437 m3 /s (Tr=100 años).

 

  MODELACIÓN HIDRODINÁMICA

 Se implementó el modelo matemático bidimensional hidrodinámico RMA2 del U.S. Army Corps, para el estudio del funcionamiento hidráulico del tramo de río, analizando de esta manera su comportamiento para diferentes condiciones de crecidas, y para diferentes alternativas de obra, de modo evaluar el grado de eficiencia de las mismas (Figuras 3 y 4).

 

 

La explotación del modelo bidimensional para diferentes condiciones hidrológicas, permitió la definición de las condiciones de contorno para la modelación física del tramo sobre el cual se ejecutó el proyecto hidráulico de las obras de defensa.

MODELACIÓN FÍSICA

 

 Los ensayos se realizaron en un canal de 2,50m de ancho, 0,70m de profundidad y 30m de longitud, ubicado en la Nave 6 de modelos físicos del Laboratorio de Hidráulica del INA (LH-INA). Se utilizaron para las mediciones un equipo ADV (Acoustic Doppler Velocimeter) y limnímetros de aguja, entre otros. De acuerdo a las instalaciones experimentales y buscando obtener una buena caracterización de los fenómenos, se adoptó una escala de longitudes igual a 10. De esta manera, las escalas de velocidades y de caudales derivadas para un modelo de Froude sin distorsión, fueron de 3,15 y 316,23 respectivamente. Las Figuras 5 y 6 muestran algunos de los resultados obtenidos.

 

 

 

 

 PROYECTO

 

Para la determinación de la curvatura de los muros de encauzamientos a ejecutar, se adoptaron diferentes relaciones entre el ancho del puente y el ancho del cauce. Dado que para este caso fueron necesarios dos diques de encauzamiento, ya que en ambas márgenes el acceso y estribo están dentro del cauce. En estas condiciones, los parámetros xo e yo que definen la curvatura del muro de encauzamiento se calculan con las siguientes expresiones:

 

xo = 0,75.Bp .(1-Bp /Br )                                             [ 1]

 

yo = Bp .(2 – 3,2.Bp /Br+1,25.(Bp /Br ) 2 )               [ 2]

 

donde Bp es el ancho total del puente y Br el ancho del cauce principal del río en la zona de cruce. La relación utilizada de Bp /Br fue de 0,665 siendo el ancho de la luz del puente de 650 m. Finalmente, la configuración en planta de la obra quedó resuelta de acuerdo a lo indicado en la Figura 7.

 

 

El perfil transversal tipo, graficado en la Figura 8, se proyectó con una sección de terraplén de suelo compactado de 4,50m de ancho de coronamiento, de talud exterior 1:2 (V:H), con su cara expuesta al escurrimiento protegida de las altas velocidades y de las consecuentes erosiones locales por un tablestacado de PVC, y al pié de las mismas, por una manta de bloques de hormigón interconectados mediante una malla de doble torsión de alambre galvanizado

 

 

 

La pantalla de tablestaca en los diques de encauce fue diseñada con una luz libre de 3,50m sobre el nivel del lecho, con 2,50m de ficha. La manta de bloques de hormigón se proyectó en una superficie de 9,00 m2 /ml. Las dimensiones de los bloques de hormigón se diseñaron según las solicitaciones previstas en los estudios hidráulicos. La altura de los mimos fue de 20cm, su largo de 46cm y su ancho de 21cm, separados entre sí 6,4cm en la parte superior y 4,0cm en la base. Los bloques se vinculan mediante una malla de doble torsión tipo 6x8 o 8x10 o su equivalente en alambre galvanizado de 2,4 o 2,7mm respectivamente. Bajo los mismos se incorporó una manta de geotextil de 200 gr/m2 para retener las partículas del suelo que se encentren bajo la cubierta de bloques de hormigón.

EJECUCIÓN DE LA OBRA

 

 La obra fue licitada por la Dirección de Vialidad de Salta y ejecutada por la empresa Luciano S.A. bajo un presupuesto oficial de 48 millones de pesos a mes base Octubre 2008. El plazo de obra fue de 8 meses. A continuación unas fotos de la obra:

CONCLUSIONES

 Del estudio, proyecto y obra realizadas para el encauzamiento del Río San Francisco a los Puentes del Ferrocarril y Ruta Provincial Nº50, surgen las siguientes conclusiones:

 • Los muros de encauzamiento son estructuras muy efectivas y beneficiosas para la durabilidad y mantenimiento de los estribos y pilas de los puentes.

 • Al lograr que las líneas de escurrimiento ingresen a la sección del puente en forma perpendicular, se obtienen una reducción en los efectos erosivos sobre estas estructuras.

 • Los muros de encauzamiento en ríos meandriformes deben ser cuidadosamente estudiados dado que la dinámica fluvial y la historia del río impactan directamente en las obras cuando estas tienden a cambiarles la dirección natural. Este efecto es altamente perjudicial en las obras en el primer momento de interrelación entre ambos y necesitan de un mantenimiento casi continuo de las obras.

 • Las verificaciones de los muros de encauzamiento y de sus revestimientos, no solo deben verificarse con escurrimiento tangencial a las mismas, sino también con un escurrimiento frontal que generan erosiones locales muy importantes por la permanencia del flujo sobre la protección.

• A fin de acelerar la interrelación de la obra con el cauce del río, es imprescindible incorporar a los ítems de obra la revegetación de los taludes con especies arbóreas del lugar de rápido arraigo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Caamaño Nelli, G. & Dasso, C.M. (2003): Lluvias de Diseño. Conceptos, Técnicas y Experiencias. Universitas, Editorial Universitaria, Córdoba, Argentina.

 Chow, V. T., D. R. Maidment, L. W. Mays (1994): Hidrología Aplicada. McGraw Hill Interamericana S. A.

 Chow, V. T. (1994): Hidráulica de Canales Abiertos. McGraw Hill Interamericana S. A.

 

Tecnologias Exclusivas S.A. http://www.tecnex-sa.com/ Tablestacas.htm García Flores, M., Maza Álvarez, J.A. (1990): “Manual de Ingeniería de Ríos”. UNAM. Cap. 13, Erosión en Ríos.

• 

MSC. ARQ RODOLFO GODINEZ ORANTES

Coordinador - Consultor Guatemala, 2014

Introducción

El valle donde se ubica la ciudad de Guatemala, es el parte-aguas que divide las vertientes de Océano Atlántico y del Océano Pacífico; se asienta en esta última más del 60% de la población urbana, que drenan las aguas servidas y pluviales por medio de varias corrientes afluentes del río Villalobos que es una subcuenca del lago de Amatitlán que a su vez es parte de la subcuenca del río Michatoya y de la cuenca mayor denominada como río Maríalinda. El río Villalobos desemboca en el Lago de Amatitlán donde se forma un delta, pero en los últimos años se observó un crecimiento acelerado del su abanico aluvial ante las toneladas de sedimentos que transporta anualmente el río en su recorrido, aumentado por las actividades de urbanización y deforestación en las márgenes del río; con ello se produce una contribución al proceso de eutrofización del lago, por lo que surge a nivel de idea hacer una obra grande en magnitud y tamaño que se le denominó “Laguna de Retención de Sedimentos en la Desembocadura del Río Villalobos”. El perímetro de la laguna está conformado por una Borda que forma un área de 35,278.27 mts2 . El proyecto de forma inicial solo contaba con un levantamiento topográfico (polígono) y algunas secciones transversales donde se observaban las pendientes y los perfiles del río en su desembocadura; por lo que se conformó un equipo de tres profesionales quienes debían realizar una evaluación ambiental y su estudio de factibilidad, considerando que no se podía contar con un presupuesto específico, pero sí con algunos fondos remanentes del presupuesto institucional. Se concibió y desarrolló a nivel de idea-perfil por parte de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del Lago de Amatitlán –AMSA-.

Información

Datos proporcionados por AMSA, indican que la cuenca del Lago tiene una extensión de 381.31 km2 . Formada por ocho municipios del departamento de Guatemala y seis municipios del departamento de Sacatepéquez; ocupada por una población aproximada de dos millones y medio de personas; siendo la ocupación del suelo de la siguiente forma: a) Urbana e industrial 60%, b) Cultivos 22% c) Pastos naturales 10%, d) Bosques 4% y e) Lago de Amatitlán 4%. Para la cuenca del lago se estima una producción de desechos por parte de sus habitantes de 1.5 lb/día, (3 millones de libras de basura diaria), para un total de 80,000 toneladas anuales, siendo un 80% de estos residuos, conducidos por los diferentes ríos al Lago de Amatitlán. A la subcuenca del río Villalobos le corresponde un 87% del total de la cuenca del Lago es decir 331.74 km2 . El caudal del río está formado por aguas muy duras y altamente contaminadas. Utilizando los datos de la Organización Mundial de la Salud OMS, se presentan la siguiente información comparativa para promedio de muestreos realizados por AMSA en al año 2013.

Algunos datos de la carga contaminante igual a caudal por concentración (m. pesados)

 Ø Plomo 92 kg/día norma 1.50 kg/día

 Ø Arsénico 69 kg/día norma 1.84 kg/día

 Ø Cianuro 110 kg/día norma 1.10 kg/día

Ø Mercurio 89 kg/día norma 0.90 kg/día

 Ø Coliformes Fecales 1,480 nmp/01 litro/día

 

 Ubicación

 

 

 

   Proyecto:

Consiste en colocar una barrera (borda) de rocas y suelos, con la finalidad de represar el agua del río Villalobos en la parte de la desembocadura, formando una laguna que tiene por finalidad la decantación de los sedimentos y captación de desechos sólidos (basuras) que no se han disuelto o degradado durante el trayecto de conducción. En virtud de que la parte de la desembocadura del río la topografía es bastante plana la obra de retención debía alcanzar aproximadamente unos 3.00 metros de altura y se desarrolla de forma paralela al cauce del río como se observa en el siguiente esquema:

 

Descripción del Proyecto

 Las aguas del río están se pueden subdividir o clasificar en: Ø Aguas de lluvia o precipitación que se produce en la cuenca principalmente en la época de invierno Ø Aguas Industriales Ø Aguas servidas Ø Aguas negras Ø Aguas grises (jabones y detergentes) Ø Aguas Naturales que se originan en nacimientos de agua

 Características morfométricas generales

 Para el cálculo de los aspectos lineales, superficiales y de relieve principales de la cuenca se analizaron y midieron los siguientes parámetros: · Estimación de la longitud del perímetro y cauce principal para la cuenca.

Se definieron los límites de la cuenca hidrográfica a través de los parte aguas o líneas divisorias entre cuencas adyacentes que corresponde igualmente al límite de una cuenca, es decir, zonas montañosas o partes que poseen la mayor altura o cota. · Cuantificación de la superficie de captación de la cuenca. · Identificación de los tres tipos diferentes de corrientes de la cuenca. · Se calcularon los aspectos de superficie combinados con los lineales representando una clara idea de las características de la cuenca en general. · Para esto se obtuvo el área de la cuenca la cual indica la superficie drenada, es decir, desde donde nace el cauce principal hasta el sitio donde se encuentra el punto de aforo de la cuenca. Finalmente se obtuvo la relación de forma y relación circular para la comparación entre cuencas y respuestas hidrológicas. · Para evaluar la pendiente media del cauce principal se utilizó el método analítico el cual representa el desnivel y la longitud del cauce principal. · La interpretación de los aspectos biofísicos como el uso de la tierra, suelos, geología y el relieve en la delimitación de la cuenca permitió conocer la influencia sobre la respuesta hidrológica más que la forma misma. · Se caracterizó la cuenca según su respuesta hidrológica en base a sus parámetros morfométricos y biofísicos.

 

 Cálculo del Área - Volumen del Embalse

 

 

 a)    El número de secciones se obtuvo del archivo “sección dársenas dwg” b) La elevación de obtuvo del archivo “sección dársenas dwg” c) El área de obtuvo del archivo “sección – obra dársenas dwg” utilizando Autocad para el cálculo de áreas

 

 

 

 

 

 

 

 

RESULTADOS

 1. En verano se extraen más de 40 mts3 de sedimentos al día

2. La laguna es eficiente en la retención de sedimentos y otros desechos

 3. En laguna se inicia un proceso de tratamiento al retener las aguas

 4. Al culminar los trabajos de conformación de la borda se mejorarán los resultados

 5. Se deben incorporar las aireadores con lo que se mejora la oxigenación de las aguas Referentes

Ø Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del lago de Amatitlán AMSA

Km. 22 Carretera al Pacífico, Villa Nueva, Guatemala

Equipó Consultor

· Msc. Arq. Rodolfo Godínez Orantes (coordinador) Maestría en Ingeniería Geotécnica, Maestría en Riesgo, Maestría en Medio Ambiente

· Msc. ing Agr. Guillermo Santos Masilla Maestría en Hidrología, Maestría de Sistemas de Información Geográfica

 · Msc. Ing. Civil Juan Carlos Linares Cruz Maestría en Ingeniería Sanitaria, Maestría en Formulación y Evaluación de Proyectos

 

 

 

Los enlaces externos se proporcionan para fines de referencia. IECA no se hace responsable por el contenido de sitios externos en Internet.
© Diseñado por www.am689.com | iecaiberoamerica.org. Todos los derechos reservados.

Top Desktop version